martes, 4 de diciembre de 2012

John Jairo Arias Tascón

John Jairo Arias Tascón alias "Pinina": a los 29 años, era jefe de 2000 sicarios en Medellín. Hombre de confianza de "El Patrón", "Pinina" tenía una larga amistad con él, llegando a ser el quinto en la jerarquía de la organización, con el ala militar del cartel bajo su mando. Su niñez transcurrió en medio de la pobreza y la violencia de los barrios marginales de Medellín. Antes de los quince años ya conocía muchos de los secretos del oficio. Había sido raponero a los 12, pandillero a los 14 y a los 15 hizo sus primeros trabajos como sicario. Era, para entonces, uno de esos adolescentes que iba a recibir entrenamiento en las escuelas de pistoleros, en las afueras de la ciudad. Su sangre fría, su instinto para matar y el arrojo demostrado en los entrenamientos contrastaban con su figura frágil y, más aún, con la voz chillona que le valió los apodos de "Pinina" y "Andrea", pues encontraban su tono parecido a la de la actriz argentina Andrea del Boca. Muy rápidamente ascendió en la jerarquía del sicariato, y ayudado por el conocimiento que tenía de la gente de la comuna, recluto gran cantidad de jóvenes para dichas actividades delincuenciales. Por eso, el primer magnicidio del cartel, el asesinato del ministro Rodrigo Lara Bonilla, se le encomendó a él. Seria él quien contrató y pagó a Byron de Jesús Velásquez, Iván Darío Guizao Álvarez y a los demás integrantes de la banda que cometió el asesinato en abril de 1984. Vinculado además con los crímenes de Antonio Roldán Betancur, del coronel Valdemar Franklin Quintero, del procurador Carlos Mauro Hoyos, del periodista Jorge Enrique Pulido y en los atentados al edificio del DAS y al avión de Avianca, que dejaron cerca de doscientas víctimas mortales. Dirigió en abril y junio de 1990 la oledada de ataques que causo 300 muertos en todo el país. Murió el 14 de junio de 1990, en un operativo de la Policía cuando se encontraba en su apartamento del barrio El Poblado de Medellín, en compañía de su esposa y de su hija de seis meses. Al intentar escapar por una ventana de su casa, ubicada en un tercer piso, cayo hacia el sotano de la edificacion, quedando gravemente herido en la cabeza y el brazo derecho. Logro incorporarse y busco su automóvil, pero al hallar el parqueadero copado por la policía debió subir entonces al primer piso, donde se enfrentó a tiros a las autoridades y fue dado de baja.[17]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada